En el momento en que nos desplazamos por la ciudad somos partícipes del tráfico, bien como peatones, conductores, viajeros o bien cuando lo hacemos en compañía de algún animal como un perro o un gato.

Todos juntos debemos convivir teniendo en cuenta dos aspectos fundamentales:

  • La seguridad.
  • El respeto y civismo al resto de ciudadanos.

Las personas que posean animales deben conocerlas normas que les aplican y lo que se debe hacer y evitar. Si las cumplimos contribuiremos a mejorar la Seguridad Vial en beneficio propio y del resto de la sociedad.

Los animales de compañía y la seguridad vial

En el momento que adquirimos un perro o cualquier otro animal, también adquirimos el compromiso del cuidado del mismo, siendo además responsables de su comportamiento. Por ello, si no podemos cuidarlo adecuadamente, debemos buscarle alguien que se haga cargo del mismo, o bien llevarlo a una Sociedad Protectora de Animales.

Debemos respetar siempre la normativa que regula la tenencia de perros y otros animales y ser responsables de sus actos. Recuerda que es obligatorio que todos los perros vayan provistos del correspondiente chip.

Normas a tener en cuenta con tu mascota:

  • Cuando viajemos con animales en el interior del vehículo, se colocará un separador que impida que ocasione molestias o pueda ser causa de distracciones. Más de la mitad de los conductores vive situaciones de riesgo por culpa de no llevar a los animales bien sujetos en los vehículos.
  • Los animales los debemos llevar siempre atados y controlados cuando circulemos por zona peatonal, ya que al tratarse de un animal puede tener reacciones imprevisibles.
  • El animal deberá ir por la zona más próxima a los edificios en el caso de que circulemos próximos a la calzada, sin molestar al resto de viandantes.
  • Debemos cruzar la calle con la mascota por sitios autorizados, es decir por donde lo haga el peatón.
  • Los perros catalogados como potencialmente peligrosos, deberán llevar además un bozal.
  • Los animales deben ir siempre perfectamente documentados e identificados: Cartilla sanitaria, placa censal, chip identificativo y seguro de responsabilidad civil y licencia administrativa si así fuera necesario.Ayuda

Comportamientos a evitar

Cómo transportar animales en un vehículo

Cuando viajemos con animales en el interior del vehículo hay que tener en cuenta una serie de indicaciones:

  • Llevar siempre su documentación. El animal debe tener la cartilla sanitaria oficial actualizada y sellada por un veterinario colegiado. En caso de viajar por la Unión Europea habrá que llevar también su Pasaporte para Animales Domésticos. Como siempre, el microchip será igual de útil en caso de pérdida del animal.
  • La normativa de tráfico dicta que los animales deben estar bien sujetos al vehículo para evitar que interfieran en la conducción. Se colocará un separador que impida que ocasione molestias o pueda ser causa de distracciones.
  • En caso de accidente, un perro suelto multiplica los peligros ya que saldría despedido pudiendo dañarse a él o al resto de pasajeros, por lo que además del separador es aconsejable utilizar sistemas de retención para mascotas.

Elegir el sistema de retención adecuado

Existen varios sistemas de sujeción para animales disponibles para incorporar al vehículo. Desde arneses de uno o dos anclajes, a transportines en el suelo o maletero, pasando por rejillas rígidas para el maletero.

La elección de uno u otro depende del tamaño y tupo del animal. En general la mejor forma de llevar mascotas, si éstas son pequeñas, es en su transportín en el suelo del vehículo. Si la mascota es grande, lo mejor es colocar el transportín en el maletero en posición transversal a la dirección de la marcha. Preferible en este caso, para mayor seguridad, combinar este sistema con la rejilla divisoria.

En cualquier caso, utilice siempre un sistema de sujeción adecuado, no deje que el animal vaya en brazos, consulte al veterinario cómo prevenir mareos, no deje a su mascota en el interior del vehículo con altas temperaturas y cuando abra el portón o la puerta, prevea situaciones de riesgo, ya que el animal puede salir corriendo.

 

La eficacia de los sistemas de retención

Animal suelto

Ver más

El peor escenario posible es el animal tumbado sobre la bandeja trasera, detrás del conductor. El animal saldrá lanzado contra el reposacabezas del conductor si hubiera un accidente. Los dos sufrirían lesiones muy graves, incluso mortales.

Arnés de un solo enganche

Ver más

 

El arnés se engancha al cinturón de seguridad del vehículo. En caso de colisión, la hebilla del arnés se rompe. El animal choca contra el respaldo del asiento, provocando graves lesiones al conductor en la columna. El animal sufriría lesiones graves o mortales.

Arnés con dos enganches

Ver más

 

El arnés evita el desplazamiento hacia delante, por lo tanto, no se transmite ninguna carga al conductor. Para evitar que la mascota choque contra los asientos -con consecuencias que serían muy graves-, deberán tener un sistema de unión corto.

Transportín sujeto con el cinturón de seguridad

Ver más

 

El transportín destroza los puntos de sujeción del cinturón. Además, se rompe su parte superior. El animal sufre lesiones muy graves y los ocupantes del vehículo soportan cargas importantes.

Transportín colocado en el suelo del vehículo

Ver más

 

Los transportines pequeños encajan bien en el suelo. Como tienen poco espacio la enegía del impacto es absorbida pronto y apenas se deforma el habitáculo del animal que solo sufre lesiones leves.

Transportín en el maletero

Ver más

 

Cuando el animal es más grande y el transportín también, se puede colocar en el maletero en posición transversal a la dirección de la marcha. No se puede excluir la posibilidad de que los ocupantes de las plazas traseras sufran lesiones.

Rejilla divisoria

Ver más

 

Un rejilla colocada entre los pilares de la estructura del coche, separando la cabina del maletero, permite a la mascota moverse libremente sin molestar al conductor, pero en caso de colisión y según la posición del animal en ese momento, puede sufrir lesiones muy graves. Lo mejor es combinar el transportín con la rejilla divisoria.

10 consejos para viajar con mascotas

01

Nunca viaje con un animal suelto en el habitáculo. Existen riesgos importantes para él mismo y los demás ocupantes y, además, pueden representar un peligro para los equipos de rescate en caso de un accidente. Puede implicar una sanción de hasta 100 euros.

02

Elija un sistema de retención adecuado. Entre los sistemas disponibles están los arneses de sujeción (con un sistema de unión corto y estable), los transportines o los separadores del habitáculo, que deben ser firmes y estar bien anclados para evitar desplazamientos.

03

No coloque objetos junto al animal. En caso de impacto puedan salir despedidos.

04

Controle al animal en las paradas de descanso. Al abrir el maletero o la puerta del vehículo el animal puede salir corriendo y provocar algún incidente.

05

Nunca deje al animal en el interior del vehículo con altas temperaturas. Ni siquiera en una zona de sombra o con las ventanillas abiertas.

06

Pare cada dos horas. Así el animal podrá orinar o defecar, pasear e hidratarse.

07

Controle posibles mareos. Si el animal tiene tendencia a marearse, es preferible no darle de comer o beber en las horas previas al viaje. En las paradas aprovechar para que beba, pero no una pequeña cantidad.

08

Vigile la temperatura del vehículo. Asegurando una ventilación adecuada en todo momento.

09

Acostumbrar al animal al sistema de sujeción. Si suele desplazarse en su vehículo, acostúmbrele desde cachorro a viajar sujeto, en transportín o separado por un sistema que impida el acceso al habitáculo.

10

Nunca sujete al animal con su correa. No es un sistema de retención y supone un riesgo importante de lesiones, tanto para él como para el resto de los ocupantes.

Estadísticas sobre el transporte de mascotas

  • Más de la mitad de los conductores vive situaciones de riesgo por culpa de no llevar a los animales bien sujetos en los vehículos.
  • 1 de cada 5 usuarios lleva a su mascota sin ningún sistema de protección. El 87% utiliza sistemas de retención, un 11% coloca al animal en el maletero, separado de los ocupantes, pero sin retención, protección, ni red separadora, y sólo un 1% lleva al animal suelto en el vehículo o en brazos de un ocupante.
  • En caso de accidente, a una velocidad de 50 Km/h un animal suelto multiplica su peso por 35. Un perro de 5 kg, en un accidente a 60 km/h, multiplica su peso por 56 debido a la inercia, y sale disparado con un peso equivalente de 280 kilogramos.
  • El 82% de las mascotas viaja en turismo, siendo los más viajeros perros y gatos.
  • De los conductores dueños de mascotas, un 50% desconoce la normativa que regula el transporte de mascotas.

Documentación adjunta

  • El perro y la seguridad vial ( pdf   1,81 MB )

Módulo Información PopUp - Muestra el Tag a inyectar en el texto - Visible sólo en modo editor

???cookie.titulo???

???cookie.descripcion???